dilluns, 28 de març de 2016

MALLORCA

Mallorca



Xavier y Angie son dos personas fantásticas que conocí en un viaje a Argentina, concretamente en Calafate, justo antes de visitar el Perito Moreno. Nos caimos muy bien, y después de disfrutar de la deliciosa cocina de la Patagonia en un restaurante muy acogedor, decidimos continuar juntos el viaje hacia Chile. Pasamos unos días en el famoso Parque Nacional de Torres del Paine, vimos pingüinos reales en Tierra de Fuego, mas allà de Punta Arenas, y nos despedimos en Puerto Natales. Ellos viajaban a Ushuaia. Yo volvía a Santiago de Chile.




Es lo que tienen los Viajes. En ocasiones conoces gente muy maja, con la que haces una buena amistad y a la que deseas volver a ver otro día. Pero, a pesar de las ganas, no ha sido hasta la semana santa del 2016 que he tenido la oportunidad de viajar a Mallorca para reencontrarme con ellos. Una excusa fantàstica para volver a esta isla maravillosa, siempre agradable de visitar, incluso en invierno.



Y es que Mallorca es uno de esos paraísos en dónde el tiempo parace haberse detenido. La relajada manera de vivir de los mallorquines contribuye a ello. El paisaje, el mar, las montañas y sus frondosos bosques, los bonitos pueblos escondidos entre valles y la calma que inspiran, también.






 Ha sido un viajetranquilo, compatiendopaseos, una barbacoa suculenta en casa de unos amigos, cenas deliciosas, visitando algunos lugares bellísimos e, incluso, animando en la Carrera Tomir, una Maratón de 42 quilómetros que tuvo lugar en Pollença, y en la que mi amiga Angie quedó en primer lugar en la categoria femenina. 








Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada