diumenge, 3 d’octubre de 2010

Asia 2010 : Malasia (4)

Gunung Mulu



El Parque Nacional de Gunung Mulu es el más grande y el más popular de Sarawak. Además de su enorme extensión de jungla, y su gran diversidad de flora y fauna, posee cuevas fascinantes y el símbolo del parque, los Pináculos, un conjunto de afiladas piedras que despuntan hacía el cielo. Por todo ello ha sido declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Me habían dicho que si no se reservaba con mucha antelación era casi imposible encontrar alojamiento en el parque. Y es cierto. Cuando llamé para reservar ya no quedaba ni una plaza, y eso que estamos en temporada baja. No obstante, fuera del parque, existen algunos alojamientos, como Mulu River Lodge, que además resulta más económico. Yo me arriesgué y compré el billete de avión sin saber si tendría donde dormir. Confiaba, tal como fue, que no habría problema.

Nada más llegar me acerqué a la oficina del parque y reservé la última plaza que quedaba para visitar los Pináculos. Al día siguiente salía, con cinco personas más, rumbo al que llaman Campo 5, desde donde se inicia el ascenso. Según la guía, una persona en buena forma necesita unas 10 horas para llegar a la cima y regresar. Enseguida entendí porqué. La pendiente, con troncos y piedras muy resbaladizas es muy dura. Y la bajada todavía peor. Si llueve no se puede subir. A nosotros nos llovió mientras bajábamos.



Justo el mismo día en que cumplia 45

Otra de las maravillas del parque son las cuevas. Aquí, en la cueva del ciervo, se encuentra la bóveda más grande del mundo. Las columnas de agua que caen verticales, desde una altura de 200 metros, hasta un pequeño río subterráneo, dejan a todo el mundo atónito. Dentro viven 3 millones de murciélagos, de 12 especies distintas, que cada tarde salen a devorar 500 toneladas de insectos.

Y no es la única. “Clearwater Cave”, es una de las más largas del planeta. “Lang Cave”, es pequeña, pero una de las más bonitas que he visto nunca, con montones de estigmitas y estalactitas formando figuras de ensueño. Y la cueva de los vientos, con su espectacular “cámara del rey”, no deja a nadie indiferente.

Finalmente, uno siempre tiene la opción de coger una linterna y perderse por la noche por alguno de los caminos perfectamente señalizados que posee el parque. Las sorpresas, una detrás de otra, no se hacen esperar. Lo ideal, si se quiere ver casi todo, es permanecer allí unos cinco días. Yo sólo estuve cuatro y me he quedado con ganas de volver.





2 comentaris:

  1. FELICIDADES...UFF CUANTOS JAJA KE MEJOR SITIO PARA CUMPLIRLOS,NO CREO KE SE TE OLVIDE NUNCA¡¡. COMO SIEMPRE ESPECTACULAR.AH LLA MA LLEGAO LA POSTAL DE LOS MONOS KE BONITA GRACIAS Y NADA TE DEJO ASTA PRONTO CUIDATE Y NO VALLAS PA VIETNAM KE NO VEAS KE TEMPORAL NO?? LO ACABO DE VER EN LA TELE,POBRE GENTE.BUENO KINO ASTA LA PROXIMA.TU PRIMA.P.

    ResponElimina
  2. molt guapes les fotos i el viatge,enhorabona. em dic sergi,el dia 26 vaig de krabi a kuada lumpur i despres vull anar aqui on vas estar...i a veure els orangutans tambe. vas anar-hi tambe ?

    ResponElimina