dissabte, 8 de maig de 2010

Asia 2010 : Vietnam (2)

Saigón
30 de abril de 1975

Las tropas del Vietcom entran en Saigón. Un tanque se abre paso entre las rejas del Palacio Presidencial, y la foto, que aparece en la portada de los diarios de todo el mundo, inmortaliza un momento histórico para Vietnam. Los comunistas, que se han hecho con el poder en todo el país, bautizan la ciudad con el nombre de Ho Chi Minh, el líder indiscutible de la independencia. El Norte y el Sur se unifican en un sólo país.


Ho Chi Minh
30 de abril de 2010

El Quino se salta los controles de seguridad que cierran el acceso de todas las calles al gran desfile por la Independencia y toma unas instantáneas de los emocionados vietnamitas que participan en el evento.



Llevo 10 días en Vietnam y ya he gastado más de 3 millones de dongs. Y eso que me habían dicho que Vietnam era barato. La culpa la ha tenido Saigón. Aquí todo es mucho más caro que en el resto del país y los restaurantes para turistas, en donde uno paga hasta 10 veces más que en un chiringuito de la calle, son demasiado tentadores.

El hecho es que uno necesita un saco para ir arriba y abajo con tanto dinero. Los que ofrecen cambio en la calle tienen toneladas de billetes expuestos en vitrinas, como si de chicles, paquetes de tabaco o huevos se tratara.

Me hospedo en un pequeño hotelito al final de una callejuela de no más de metro y medio de ancho. Las familias que viven allí comen sentados en el suelo, en la misma habitación que da a la calle, y en donde tienen la cocina, la tele y el sofá. Me es imposible no mirarlos y todos sonríen cuando me ven pasar.

“No Honda, no girlfriend”

Dicen que cada vietnamita tiene dos motos, una china, para ir a trabajar, y una Honda, para salir con la novia. Vaya, que si se quiere ligar es imprescindible tener una Honda. El hecho, es que todo el mundo va en moto, y uno diría que aprenden a conducirla antes que a caminar. Ver como avanzan al mismo tiempo, en dirección opuesta y se entrecruzan unas con otras sin chocar, es un espectáculo que deja boquiabiertos a todos los turistas. Eso sí, en Vietnam, al contrario que en Camboya, todos tienen que llevar casco.

El problema aparece cuando uno quiere cruzar la calle. Los pasos de cebra son una ilusión óptica que no ve más que el peatón. Y los escasos semáforos, una novedad que la mayoría no tienen en cuenta. El secreto, para no morir en el intento, es no mirar, empezar a andar y mantener siempre el mismo paso, para que le motorista pueda hacer sus cálculos…

 
Boda en Saigón




El mercado chino de Cholon, la pagoda del Emperador de Jade, el Palacio de la Reunificación, o la Catedral de Notre Dam, son algunas de las atracciones turísticas de Saigón. Y por supuesto, el Museo de la Guerra, el más popular de la ciudad, y en donde se hace un repaso a la famosa guerra del Vietnam y se puede conocer de cerca la versión de las víctimas sobre las atrocidades cometidas por los soldados norteamericaos. A las afueras de la ciudad, una de las mayores atracciones son los famosos Túneles de Cu Chi, en donde los vietnamitas vivieron durante varios años, protegiéndose de las bombas, las artilleria y las armas químicas que EEUU lanzó sobre la zona. Resulta impresionante ver como un ejército tan pobremente equipado se las apañó para luchar contra un enemigo tan poderoso.

  
          Trampa para soldados nortemaericanos

Tempo de la Secta Cao Dai



2 comentaris:

  1. Quina gràcia fas en aquell forat, Quino!!!!

    ResponElimina
  2. Quino ,estoi enganchada cada dia miro a ver ke ai de nuevo ,tu entrada por el afluente del mekong "espectacular" todo lo demas alucinante,olle no ai sillas en vietnam?? aun no e visto ninguna jajaja.un abrazo de tus primas de la pelu,no pares de escribir i cuidate mucho k aki te espera tu familia, asta la proxima.........

    ResponElimina