dimecres, 2 de setembre de 2015

Grecia 2015 2a parte

Atenas


El puerto del Pireo es la puerta de entrada a la ciudad de Atenas para aquellos que llegamos en ferry des de las islas del mar Egeo. El lugar en donde, desde el mes de julio, no paran de desembarcar miles y miles de sirios, iraquíes y afganos que huyen de las guerras provocadas por las potencias del norte, entre ellas, España. Van de paso hacia Europa, pues nadie quiere quedarse en un país a la deriva como Grecia, en donde la población, desprovista de los derechos más básicos, como la salud, agoniza para salvar la insaciable Alemania.

De nuevo, el país helénico ha osado revelarse contra la Europa sin escrúpulos que antepone los intereses de sus bancos a las vidas de los griegos. La cuna de nuestra civilización, de la democracia, nuestro supuesto sistema político, se ha atrevido a consultar al pueblo. Ha organizado un referéndum, oh Satanás!, para decir basta. Pero las amenazas de la democrática Europa a sus políticos van a traer todo lo contrarío, más recortes y más pobreza. Y esta es la forma en que Europa ayuda a uno de sus estados miembros. Hay que castigarlo, y con ello enviar un mensaje contra todos aquellos que están pensando en otros posibles Syritzas...

Patrimonio de la Unesco



No disponía más que de dos días, pues había quedado con unas amigas en la bella isla de Corfú y tuve que correr un poco para pasar por la capital helena sin perderme algunos de sus monumentos más emblemáticos. No se puede pasar por Atenas si subir a ver la Acrópolis. Ya la conocía, pero tan impresionante monumento no deja nunca de sorprenderte. Además, las reformas a las que lo están sometiendo realzan todavía más su belleza. 


La ruta por la antigua Ágora, el Templo de Zeus, la espectacular Stoa o la Puerta de Adriano es también imprescindible. Como una deliciosa cena en alguno de los muchísimos restaurante de Plaka, llenos a rebosar de turistas.



Corfú



Desde Atenas, y tras 7 horas de bus, manteniendo una larga e interesante conversación con un joven e ilusionado asesor de Podemos, llegaba a Igoumenitza, en donde tomé un ferry hasta la vecina Kerkyra, la capital. 






Es esta, según dicen, una de las islas más bellas de Grecia. Un remanso de paz a donde llegan los turistas en busca de bellísimas playas, calas de ensueño, verdes montañas y una cocina excelente que satisface los mejores paladares.

 Paradise Beach


 Monasterio de Paleokastritza

  Monasterio de Pantocrator

 La bellísima Old Pericia

 Sidari, el Canal del Amor
 La Grotta


Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada