divendres, 30 de desembre de 2011

República Checa 2011

Cuatro días en Praga
(del 15 al 18 de diciembre)


Los días previos a la Navidad son, sin duda alguna, un buen momento para visitar la capital de la República Checa y de la región de Bohemia, declarada Patrimonio de la Humanidad. Hace frío, mucho frío, y los días son muy cortos. A las 4 de la tarde ya empieza a anochecer. Pero las plazas del centro acogen luminosos y animados mercados navideños, en los que, además de comprar regalos y adornos, se pueden degustar algunos de los productos más típicos del país.

 




Reloj Astrológico del S. XV
(el más antiguo de Europa)

Cuatro días son del todo insuficientes para visitar todos los monumentos, museos y lugares de interés que ofrece esta bellísima ciudad, también conocida como la Ciudad de las Cien Torres. Pero perderse por sus calles, de ambiente medieval, y que lo transportan a uno a otra época, es ya una experiencia inolvidable. Cruzar el famosísimo Puente Carlos, del S. XIV, con sus 30 estatuas y bajo el cual corren las gélidas aguas del río Moldava, o visitar el Castillo Real, ya satisfacen al más exigente de los turistas.


Catedral de San Vito








Cuando anochece la ciudad se transforma, y las luces que iluminan puentes, torres y edificios la hacen más misteriosa e incluso más bella. Es el momento de meterse en alguno de los numerosos y acogedores bares, cafés y restaurantes de la ciudad, en donde se pueden degustar las especialidades culinarias del país, como el “goulash” y probar la cerveza local.



Casa danzante o de Ginger y Fred

Y para poner el broche a tan inolvidable visita, nada mejor que un buen concierto. La oferta es inabarcable. Por toda la ciudad se ofrecen conciertos de música clásica, en el mismísimo Castillo, en auditorios, teatros e iglesias.

Sala de conciertos Rudolfinum

FELIZ 2012 !

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada